lunes, 23 de marzo de 2015

Elige el INE a uno de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa para ser funcionario de casilla

Delfina de la Cruz Santiago, madre del normalista desaparecido Adán Abraján, reveló que empleados del Instituto Nacional Electoral (INE), acudieron a su domicilio para preguntar por su hijo, ya que resultó insaculado para ser funcionario de casilla.
“Las autoridades del Instituto y el gobierno ya ni la burla perdonan, pues se quieren reír de nuestro dolor, ya que ellos saben que mi hijo está desaparecido, al igual que los otros 42 muchachos desde hace casi seis meses”, afirmó la mujer.
De la Cruz, quien vive en el barrio de El Fortín, participó en la asamblea popular donde se acordó seguir las movilizaciones para pedir la presentación con vida de los 43 estudiantes e impedir que el 7 de junio se instalen las casillas en este municipio de Tixtla.
“Yo les pido que no nos dejen solos, porque la lucha sigue y no permitamos que haya elecciones”, insistió en su mensaje la mujer, quien varias veces hizo una pausa para no llorar.
En la reunión, relató que unas personas fueron a visitarla a su casa para decirle que invitara a sus vecinos a promover la campaña de un candidato a diputado del PRD.
“Yo le dije a esa persona que no participaría porque no habrá elecciones y si el Gobierno quiere hacerlas, pues hay que detenerlas, ya que mi hijo y los demás siguen sin aparecer”, afirmó.
En la entrevista, De la Cruz recordó que el próximo jueves 26 se cumplen seis meses de la desaparición de Adán y el resto de los jóvenes estudiantes de Ayotzinapa.
“Sentí que estos seis meses se fueron muy rápido porque ni duermo en las noches y con dificultad pruebo bocado”, afirmó la señora.
Agregó que no se ha enfermado, aunque sus vecinas le aconsejan hacerse un examen médico, no sea que por la angustia que vive a diario se enferme de diabetes o hipertensión arterial.
Doña Delfina llegó a las 9 de la mañana a la cancha deportiva de la primaria José María Morelos para participar en la asamblea. La reunión inició después de las 11. Por llegar temprano, la mujer no desayunó.
En la asamblea, los organizadores solamente repartieron té de canela.
Luego del mediodía, la señora, quien ya había hablado en la asamblea, prefirió retirarse. En su mano derecha llevaba una bolsa de mandado. “¿Que cómo me siento?”, dijo a la prensa. “Muy mal, muy mal, pero espero en Dios que mi hijo regrese, ya llevo casi seis meses rogando que llegue”, expresó. (Agencia Reforma). 2011

No hay comentarios.:

Publicar un comentario