lunes, 14 de octubre de 2013

Funcionarios federales dejaron plantados en Tlapa a indígenas del Consejo de Damnificados

No acudieron representantes de Sedesol, Sedatu, Cenapred y Diconsa a la reunión acordada para evaluar los daños en La Montaña
Los representantes de las instituciones federales dejaron plantados a los indígenas nahuas, na savi y me´phaa que se concentraron ayer en esta ciudad para realizar la cuarta reunión de seguimiento del Consejo de Damnificados de La Montaña, creado tras las afectaciones que dejó la tormenta Manuel.
La reunión convocada en la Casa Católica se desarrolló sin la presencia de los funcionarios de la Sedesol ni de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), de Comunicaciones y Transportes (SCT), del Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred) y de Diconsa  que el pasado 5 de octubre María Cruz, de la Sedesol federal, se comprometió a  invitar para que explicaran sus acciones sobre los temas de vivienda, caminos, reubicación de poblados y alimentos.
Como parte de los acuerdos, la asamblea determinó que exigirán al gobierno federal los granos básicos para que se mantengan mientras realizan la reconstrucción de sus poblados, con un aproximado de  mil 500 kilos de maíz para un año, y su distribución será de cuatro kilos al día por familia, considerando que son de cuatro a seis habitantes, aunque en otros rebase el número; y serán 100 kilos de frijol y arroz para entregar dos por familia al día.
En el Consejo de Damnificados se tienen contemplados 12 municipios con 131 localidades
registradas y una población aproximada de 38 mil 81 personas.
Al respecto, Abel Barrera Hernández, director del Centro Tlachinollan, les dijo que vieran la petición de granos no como una forma de dependencia sino como una manera de atender las carencias mientras inician la reconstrucción de sus comunidades.
Estuvieron representantes de los municipios de Alcozauca, Acatepec, Tlacoapa, Copanatoyac, Malinaltepec, Atlamajalcingo del Monte, Metlatónoc y Cochoapa el Grande, entre otros, que coincidieron en que la reapertura de los caminos sigue lenta porque la maquinaria contratada es inadecuada y sólo “abren caminos, no los reparan, y sigue el problema de que con la lluvia se cierran nuevamente”.
También dijeron que continúa la entrega discrecional de los apoyos como el maíz, que no es suficiente para las familias y que los comedores comunitarios no funcionan porque les dan cosas enlatadas que enferman a los niños, pues no están acostumbrados al atún y la soya.
Un habitante del municipio de Zapotitlán Tablas se quejó de que las autoridades municipales no gestionan nada para los afectados, y si lo hacen es con tintes políticos y electorales.
Se quejaron contra los comedores que atienden los militares porque son formas de control de sus pueblos y de ficheo de los líderes sociales que buscan mejoras para sus comunidades.
Se habló de que aún siguen sin tener información de varias comunidades de Metlatónoc y Cochoapa el Grande, donde las distancias de traslado llegan a rebasar las 16 horas, por lo que debían gestionar por ellos e invitarlos a la próxima reunión del 19 de de octubre y determinar los mecanismos de intervención directa con la Sedesol federal.

No le dan importancia a esta organización, dice  Tlachinollan
La inasistencia del subsecretario de Sedesol, Javier Guerrero, fue considerada por el director del Centro de Derechos Humanos de La Montaña Tlachinollan, Abel Barrera Hernández, como el incumplimiento al compromiso de la secretaria de Sedesol, Rosario Robles Berlanga, de que habría una relación directa, pero no ha asistido a las dos últimas reuniones y sólo ha enviado representantes.
Barrera Hernández dijo que no le ve el interés a la Sedesol federal de lo que representa el Consejo en la región, “hay reticencias para la interlocución clara y directa entre los pueblos y las autoridades”.
Agregó que el subsecretario se comprometió vía telefónica a “subsanar” su inasistencia a una reunión sostenida el pasado miércoles, y este sábado la asamblea ya no aceptó representantes sino al responsable de las decisiones.
Dijo que “quiero creer que hay falta de coordinación en la Sedesol  y no sea simulación para atender a la población, porque salió de ellos que iban a venir las dependencias para el intercambio de información y escuchar”.
Remarcó que  espera no sea desinterés o desdén hacia las comunidades porque las reuniones son complejas y requieren que los funcionarios escuchen a la gente con sus quejas y planteamientos para que después se sistematicen los datos, “no debe ser un argumento para que no asistan, que son reuniones de quejas y sin propuestas claras”, dijo.
Sobre el cierre de la entrega de documentación de las afectaciones  dijo que las instituciones están desfasadas y lo que resultará es un sub registro de afectaciones en las viviendas, porque no hicieron su trabajo en campo y aún se desconoce lo que ocurrió en localidades apartadas, “si no van a las cercanas, a las que se tiene que caminar por horas menos”, dijo
Señaló que el conteo no va a reflejar los daños de la tormenta, por los plazos que pusieron las instituciones de registro, y espera que sean reconsiderados para que haya un buen censo con criterios claros, “no como está pasando ahora”.
Carmen González Benicio
Tlapa

No hay comentarios.:

Publicar un comentario