viernes, 13 de septiembre de 2013

“La cólera de los imbéciles”

Durante los últimos días de agosto, Carlos Bravo Regidor, profesor e investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), recopiló varias expresiones de usuarios de redes sociales acerca del plantón y bloqueos de integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en la ciudad de México. Solo dos ejemplos: “Si mañana llego tarde a mi clase por la bola de Indios Gatos de la CNTE, mato a sus hijos y violo a sus culeras esposas (no, mejor las mato)”, “Ojalá bañaran en gasolina y les aventaran un cerillo a los del #CNTE, malditos indios mediocres!”

Durante aquellos días, indignada, la columnista de un diario capitalino narraba cómo una de sus amigas de Facebook se vio obligada a usar un helicóptero para entrar y salir de las instalaciones de su empresa ante el bloqueo de los “maestros” de la CNTE (“maestros”, así entre comillas). Y, al tiempo que imaginaba una compuerta directa a un foso profundo para poder arrojar a esos profesores mitoteros, decía que unos cuantos escobazos no estarían mal para barrerlos y devolver a todos por donde vinieron.


El desahogo, la víscera y el desdén han trascendido sus espacios naturales para encontrar lugar en las páginas de opinión de los diarios, donde se ha vuelto moneda corriente que un columnista degrade el lenguaje, recurra al lugar común, escriba que los inconformes son “maistros”, no maestros, y se arrogue la representación nacional para asegurarles “que cuentan con el repudio de nosotros los mexicanos”. El “lenguaje basura”, basado en el insulto y el ninguneo, del que hablaba el filósofo Emilio Lledó es una enfermedad de la inteligencia que empieza ya a deteriorar la calidad de la discusión pública.

El discurso racista y de clase que hemos leído en estos días tiene efectos y razones más profundos que la crispación por las interrupciones y bloqueos; hay en la ausencia de matices, una necesidad de marcar distancia desde una posición superior, negándoles a los que se desprecia la categoría que tienen (los que protestan no son profesores, porque ningún profesor verdadero haría cosas así) o bien, asumiéndose como modelo (los que sí trabajamos, los que sí queremos que el país progrese). "La cólera de los imbéciles llena el mundo", decía una frase del escritor francés George Bernanos que en 1938 reflejaba su asco moral por quien en nombre de la ideología personal justificaba atrocidades contra los otros.

En el libro Contra el insulto (Juan Cruz Ruiz, Ed. Turpial), el autor advierte sobre la manera en que hemos permitido que los ámbitos de discusión y de participación pública se nutran con los insultos más crudos y las peores manifestaciones de nuestra cultura escrita. El periodismo ha colaborado también en el lodazal, al permitir que sus espacios se nutran de personajes que no defienden ideas, para los que solo existen adversarios a los que hay que hundir con las armas más arteras.

Hablar de Oaxaca como si su realidad no nos competiera, hablar del miserable al que hay que evitar pasando en helicóptero por arriba de él y, finalmente, dolerse por las escuelas sin clases. En el fondo se pretende crear, desde una supuesta conciencia por el futuro de los niños, la plataforma falsamente humanitaria para desde ahí invocar un pasado del que decíamos avergonzarnos.

Somos esa sociedad contradictoria, que se enternece por la humillación de un pequeño vendedor de dulces a manos de un funcionario en Villahermosa, pero que llama a asesinar a los hijos de los maestros que se manifiestan en las calles o a barrerlos como basura de la ciudad. Nada habla tanto de nuestra ignorancia o de la aceptación poco crítica de la información que recibimos de terceros como el abuso en el lenguaje de discriminación y estereotipos cargados de desprecio. Deberíamos poder esperar más de los medios.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario