domingo, 1 de septiembre de 2013

Instalan soldados seis retenes ante la asamblea regional de la CRAC en San Luis Acatlán

*La acción inhibió la participación de comunitarios que decían que era mejor regresar a sus comunidades para evitar que les quitaran las armas
Alrededor de seis retenes de soldados del Ejército se instalaron en torno a la asamblea de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC), que se realizó ayer en San Luis Acatlán, para verificar el uso de las credenciales que distribuyó el gobierno del estado y revisar el armamento que portaban.
La credencialización se dio en mutuo acuerdo de la CRAC de San Luis Acatlán, el Ejército y el gobierno del estado.
Se constató que en el retén de Marquelia los soldados retuvieron cuatro armas a los comunitarios que no llevaban la identificación oficial, no obstante aseguraron que se las devolverían cuando regresaran de su asamblea, en ese mismo punto.
Los militares obligaron a los comunitarios a descargar sus armas y guardar las balas en sus mochilas.
Desde primera hora se observó un retén de militares en las afueras de Tierra Colorada, cabecera municipal de Juan R. Escudero, sobre la carretera que conduce a Ayutla de los Libres, paso de las Policías Comunitarias de la zona Centro.
Así lo hicieron en Las Mesas y Cruz Grande, donde también hicieron revisiones a los particulares; mientras en la carretera Tlapa-Marquelia, había dos grupos de militares en los alrededor del poblado de Horcasitas.
Trascendió que en Buena Vista, del municipio de Juchitán, fueron retenidas más de 45 armas de los policías comunitarios que se dirigía a la asamblea de la CRAC-PC.
En el retén de Marquelia los soldados registraron a una lista a las personas que portaban armas y uniformes de comunitarios pero no tenían la nueva identificación.
El trato de los militares inhibió la participación de comunitarios que decían entre ellos que era mejor regresar a sus comunidades para evitar que les quitaran las armas.
En la asamblea se informó que se registraron algunos representantes, entre comisarios y comisariados de núcleos agrarios de 59 comunidades,  de un total de 93.
Incluso se informó con anticipación que el promotor de la Policía Comunitaria de Tixtla, Gonzalo Molina González resolvió no acudir a la asamblea porque preveía su detención por el Ejército, como le ocurrió a la comandanta de la CRAC de Olinalá, Nestora Salgado. (Lourdes Chávez / Chilpancingo).

No hay comentarios.:

Publicar un comentario