viernes, 20 de septiembre de 2013

Cuentan en La Pintada 74 muertos o desaparecidos

La cifra oficial de decesos por la tormenta es de 65, sin contar a los sepultados de esa comunidad serrana de Atoyac
Puede haber más derrumbes allí, advierte Osorio Chong tInforman municipios de 29 muertos en La Montaña
Saqueos y bloqueos por comida y ayuda en colonias de Acapulco
Impiden campesinos de Cacahuatepec la entrada de técnicos a planta de la CAPAMA tBloquean la Costera turistas varados; reclamos también en la base militar de Pie de la Cuesta
Llegan en helicóptero a Acapulco 360 de La Pintada; cuentan 74 muertos o desaparecidos
Truena el cerro que se está desgajando y por el pánico siente uno que se está muriendo”, relata un sobreviviente del alud. Cinco se quedaron con los soldados para rescatar los cuerpos.“No nos creyeron”, reprochan de la falta de atención ante la desgracia
Mariana Labastida
Tres días de angustia y terror vivieron los habitantes de la comunidad de La Pintada, Atoyac,
los que fueron rescatados ayer y trasladados a Acapulco les dieron un respiro a los que llegaron el miércoles debido a que temían que hubiera más derrumbes y el número de muertos incrementara.
Ellos tienen un registro de 74 personas muertas o desaparecidas por el alud de tierra que cubrió la mitad del pueblo la noche del domingo.
Anoche se informó que fueron trasladados a Acapulco 360 personas, en La Pintada quedaron cinco que se rehusaron a abandonar la comunidad y acompañan a los militares que realizarán, con equipo manual, las labores de rescate de los enterrados.
“Mucho terror” vivieron durante el derrumbe del cerro que sepultó parte de la comunidad, dice Esteban Adame Araujo, después del alud  “sigue oyendo uno los tronidos, truena el cerro que se está desgajando y por el pánico siente uno que se está muriendo otra vez”, relata el sobreviviente de la tragedia.
Al llegar al refugio en el Centro Internacional Acapulco (CIA), Esteban tiene la mirada perdida, los ojos llorosos y la ropa llena de tierra, “ya llegaron” le dice un familiar dándole una palmada en la espalda como bienvenida. Él, su esposa e hijo lograron salir del derrumbe, estaban en el segundo piso de la casa en donde quedaron sepultados su madre y dos hermanos.
Los habitantes de La Pintada que están en Acapulco desde el miércoles dan la bienvenida a los que apenas llegan, “aquí hay que acomodarnos, hay que permanecer todos juntos para que no tengamos que repetir instrucciones, que todos estemos en la misma área” les dice Margarito Hernández Urioso.
Margarito perdió en el derrumbe a su padre, Margarito Hernández Ávila, a su hermano Omar y a la novia de éste de la que sólo recuerda que se llama Nohemí, originaria de Chilapa. La pareja se encontraba de visita en la comunidad subieron porque el joven tenía una cita de trabajo el sábado en Atoyac para empezar a desempeñarse en su profesión como ingeniero agrónomo, no pudieron salir del pueblo por la lluvia.
El joven de apenas 18 años dice que se resignó a perder a su padre y a su hermano, agarró fuerza “como hombre de la familia” para sacar de la comunidad a su madre, hermana y abuela enferma, a quienes subió en el segundo helicóptero militar que los trasladó al puerto.
En el refugio intenta ser parte de los coordinadores del grupo para que todos sean atendidos, tengan alimento y ropa limpia, se quiebra, llora, respira y se vuelve a levantar para seguir preguntando por los que no han llegado y por tener noticias de lo que está pasando con los que aún están allá arriba, en la sierra.
En La Pintada se dedican a la siembra, cosecha, procesado y venta de café y la mayoría de las viviendas que fueron cubiertas por el lodo son de material, dice una mujer de allá.
“Nomás’ tronó y voló el cerro sobre el pueblo, se fue a descargar a la iglesia, se regresó de la iglesia y aventó carros del otro lado del río, es un río grandísimo, nosotros le teníamos miedo al desbordamiento del río” recordó Reina García Botello, quien agrega que el deslave alcanzó el patio de su casa, “sólo mi casa se salvó”.
Reina afirma que son 74 personas las que están “debajo del lodo, yo hice la relación”, listado que defiende “porque conozco a todos mis vecinos, se fueron diez, unos nueve, unos siete en cada casa, no crean que fueron poquitos, pueden ser más pero menos no, porque había gente de afuera que fue de visita”.
Del listado de 74 personas que tiene, Reina dice que hay que descontar a las cinco que rescataron sin vida y fueron enterradas el miércoles, cuatro en el panteón del pueblo y otra más en el lugar donde fue hallada.
Sabe que otros dos cuerpos fueron rescatados la mañana del jueves, aunque las acciones de rescate ya no continuaron por las condiciones del cerro que sigue deslavándose.
Entre los familiares de habitantes de La Pintada existe molestia e indignación, “no respondieron a tiempo, nosotros llamamos porque nos comunicamos a El Edén, no nos creyeron, desde el lunes reportamos vía telefónica y ahora dicen que hasta ayer (miércoles) supieron, quieren ocultar que no respondieron al llamado de auxilio”, dice con rabia Esmeralda Araujo quien desde Acapulco estuvo llamando a Protección Civil del Estado para  avisar de lo ocurrido.
Esmeralda y su mamá están en el CIA esperando noticias de su abuela, lloran  y abrazan a los conocidos y familiares cercanos; después de horas su abuela de 76 años no llega, se rehusaba a abandonar el pueblo, al final decidió dejarlo pero para irse a la comunidad de El Paraíso, donde tiene otra casa.
“Siéntanse afortunados de estar aquí y estar vivos”, fueron las palabras de bienvenida que les dijo un teniente a los llegaron al mediodía al albergue en Acapulco.
En breve les da información del albergue, explica qué hay en cada área mientras algunos voluntarios acercan colchonetas, bolsas con ropa y otros investigan si pueden pasar a comer. El militar les explicó que había horarios establecidos para ello.
También les informa que no hay agua, todas las indicaciones los pobladores las escuchan inertes, al final una señora pregunta si se pueden ir, “aquí no hay nadie a la fuerza” le responde el militar, ella y otras tres personas estaban de visita en La Pintada, viven en San Luis la Loma y quieren regresar a su comunidad.
A las 5 de la tarde los 360 pobladores que fueron trasportados a Acapulco fueron trasladados al refugio temporal en el Cici de Renacimiento, “queríamos otro tipo de atención, dormir todos juntos” fue la razón del cambio, argumentó Cesáreo Moreno, uno de los líderes de la comunidad.
Informó que les asignarán un área especial para los de La Pintada, además de que aquel albergue iría el presidente de la República, Enrique Peña Nieto.
Agregó que eran 71 personas las desaparecidas, aseguró que hay pobladores que se los llevó el río, escucharon comentarios de que en Arroyo Verde encontraron personas.
“Esperamos en Dios que se va a volver a levantar, vamos a volver a levantar la iglesia” dijo Reina García, pero no coinciden con ella Margarito ni Esteban, ellos quieren regresar a la comunidad a rescatar a sus familiares para sepultarlos en el panteón, no saben aún qué van a hacer pero por ahora no esta en su mente la idea de regresar a vivir a La Pintada.

Informan municipios de 29 muertos en La Montaña además de sepultados por derrumbes y desaparecidos
*En Malinaltepec 19 decesos y la carretera Tlapa-Marquelia está devastada. Tiene desplazados en El Tepeyac, Filo de Acatepec, La Unión de las Peras, La Lucerna y sus anexos y Moyotepec. Dos en Tlapa, inundaciones en casas y riegos y puentes dañados. En Copanatoyac riesgo de que un cerro caiga sobre la cabecera municipal. Ocho perdieron la vida en Acatepec. El Ejército “sólo acudía para tomar fotos de las desgracias”, se quejan en una reunión con la presidenta del DIF estatal
Carmen González Benicio
Tlapa
En la región de la Montaña hay 29 muertos, informaron municipios de la región en una reunión en esta ciudad, de los cuales 19 son de Malinaltepec, dos de Tlapa y ocho de Acatepec, sin contar a los que fueron sepultados por los derrumbes y los que están desaparecidos.
En el DIF estatal, personal de Protección Civil del estado intentó desinflar la cifra y dijo que tiene “comprobados” 18 casos de personas que murieron debido a la tormenta Manuel.
En la reunión estuvieron la titular del DIF estatal, Laura del Rocío Herrera de Aguirre, quien llegó este viernes en helicóptero, autoridades municipales de Acatepec, Malinaltepec, Iliatenco, Atlamajalcingo del Monte, Metlatónoc, Cochoapa el Grande, Alcozauca, Alpoyeca, Tlapa, Xochihuehuetlán, Tlalixtaquilla y Huamuxtitlán.
Ahí resumieron sus afectaciones en decesos de ciudadanos,  incomunicación por caminos destrozados o tapados por deslaves, la ruptura de puentes, casas inundadas y devastadas, pérdida de cosechas,  desplazados por hundimientos o deslaves, el corte de energía eléctrica y las redes de telefonía fija y celular,  entre otros.
Propusieron que el Ejército en helicópteros lleve alimentos a las comunidades a las que no se puede acceder vía terrestre y se desconoce su situación real después de cuatro días de que se conocieron los estragos de la tormenta y el huracán Ingrid, el 15 de septiembre.
La presidenta del DIF dijo que la prioridad era rescatar a la gente que está en riesgo, llevarle comida y agua, lo que se haría vía aérea con apoyo del Ejército. Después se atenderán los daños materiales.
Pidió a los alcaldes verificar que tienen el folio y ticket de Sedesol para ser beneficiarios de los recursos federales ya que no bastaba estar en una lista y luego no les den el dinero.
Ayer se reactivó el sistema de telefonía fija y celular y la tarde del miércoles la carretera federal Tlapa-Chilpancingo fue habilitada temporalmente en el tramo que se llevó el caudal del río Tlapaneco.
Se dijo que la carretera Tlapa-Huamuxtitlán ya estaba abierta, que días antes se usaron canoas para pasar cuyo costo era de 50 pesos por persona, mientras otros eran guiados y rodeaban riegos a pie por la misma cantidad, en medio del lodo y ante el riesgo de mordeduras de serpientes.
En la reunión de la Secretaría de Salud se dijo que no contaba con médicos ni enfermeras ya que muchos se habían quedado en Chilpancingo y Acapulco y por eso no tenían la capacidad para atender a la población. Herrera de Aguirre dijo que los localizaran para traerlos vía aérea ya que en todos los municipios se necesitaba su ayuda.
Se  habló de que no había maquinaria en Tlapa porque toda estaba contratada para la apertura de caminos y que se iban a solicitar de Puebla. En este momento el presidente municipal de Tlapa pidió que se hiciera una revisión real porque se estaba beneficiando a unas cuantas personas, “no le den los trabajos a una sola empresa ni se haga por compromiso, no es el momento, hay más maquinaria disponible en la ciudad sólo hay que hablarles a los que tienen”.
El tesorero de Malinaltepec, el  más afectado con pérdidas humanas, dijo que en su último dato era de 19 decesos y que toda la carretera Tlapa-Marquelia estaba devastada, por lo que no se podía entrar a las localidades y que tenían desplazados en El Tepeyac, Filo de Acatepec, La Unión de las Peras, La Lucerna y sus anexos y Moyotepec.
Urgió la apertura de caminos, ayuda alimentaria y el servicio de energía eléctrica.
De Tlacoapa no llegó nadie, pero se dijo que más de la mitad del poblado fue afectado y que como el agua se llevó el panteón los cadáveres se estaban descubriendo provocando enfermedades. Esta comunidad está sin acceso al igual que Totomixtlahuaca, donde necesitan alimentos.
De Cochoapa el Grande llegó un representante porque el alcalde no puede salir, se hacen de 10 a 12 horas a pie porque todos los caminos están rotos y no hay forma de llevar ayuda a donde está más afectado, como San Rafael que se hundió y pidió un albergue ahí, Yozondacua del Carmen y Dos Ríos donde no hay alimentos, maíz ni agua.
De Metlatónoc sólo llegó un habitante de San Juan Puerto Montaña que dijo que no hay paso ni luz, hay derrumbes y no tienen apoyo.
El alcalde de Tlapa dijo que hubo dos decesos, inundaciones en casas y riegos, puentes dañados que se atendieron a tiempo, por lo que daba prioridad a otros municipios más afectados.
En este tenor se manifestaron las autoridades de Xochihuehuetlán, Huamuxtitlán, Alpoyeca y Tlalixtaquilla pero solicitaron los apoyos del Fondo para Desastres Naturales (Fonden) para las siembras afectadas que representaban varias hectáreas que aún no terminaban de cuantificar,  daños en inundaciones y obras afectadas.
De Copanatoyac llegó la presidenta del DIF municipal, quien reportó inundaciones en Oztocingo e incomunicación porque se cayeron los puentes de Patlicha, Oztocingo y de Atlamajalcingo del Río. Los caminos están cerrados por la tierra, están sin energía y con el riesgo de que un cerro caiga sobre la cabecera municipal.
Por su parte, la presidenta del DIF de Atlamajalcingo del Monte dijo que tiene a una persona desaparecida, nueve comunidades afectadas y más de mil 200 viviendas afectadas, sin luz y los caminos están destrozados.
De Iliatenco no hubo autoridades pero sí originarios del lugar que dijeron que hay fuertes afectaciones en las comunidades de Plan de Galeana, la cabecera municipal, San Antonio, San Isidro y Alchipahuac. Un vecino dijo que viajó ocho horas a pie para llegar a la ciudad e informar y pedir ayuda porque no hay alimentos. No pudo contener las lágrimas al narrar lo que pasó.
El presidente de Acatepec dijo que tenía registrados ocho decesos y que se habla de desaparecidos: seis murieron en la comunidad de Chirimoyo aplastados por un derrumbe y dos niños quedaron atrapados en una barranca.
Dijo que todo su municipio está incomunicado por los derrumbes y desgajamientos de carreteras que sepultaron maquinaria de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y que aún no tenía cuantificados los daños.
Denuncian racismo de los gobiernos del estado y federal
Representantes de las organizaciones Red Macuilxochitl,  Movimiento Cultural Patriótico (Mocupa), Comité Regional de Gestoría y Defensa Social dijeron que desde el  domingo 15 de septiembre solicitaron ayuda al Ejército para que acudiera a la comunidad de El Tejocote, del municipio de Malinaltepec, a sacar los cuerpos de las cuatro personas que quedaron sepultadas bajo el lodo por un derrumbe que aplastó sus viviendas y que apoyara en la labor de rescate de las localidades de El Tepeyac, Filo de Acatepec y La Unión de las Peras ante el riesgo de que la población quedara bajo el lodo por los hundimientos que había, pero después de hacerlos esperar más de dos horas les respondieron que no tenían maquinaria ni podían acudir sin las instrucciones de sus susperiores.
Lamentaron que el presidente municipal de Malinatepec, Aristóteles Tito Arroyo no se presentara con los afectados y cuando lo hizo no llevó ningún apoyo.
Los afectados necesitaban despensas y cobijas porque se salieron de sus casas por los riesgos que corrían y se instalaron en campamentos improvisados con lonas y plásticos mientras la lluvia continuaba y el frío se intensificaba.
Dijeron que tampoco apoyó a los más de 100 habitantes de El Filo, El Tepeyac y La Unión que accedieron a un albergue en Tlapa “los dejó a su suerte, salen a pedir cooperación para comprar cosas pero el de Malinaltepec ni se ha aparecido ahí, y es el de Tlapa quien los alimenta con grupos civiles y religiosos que les donan cosas”.
Lamentaron que el gobierno se centrara en Acapulco y Chilpancingo y que justificara su negligencia con el argumento de que La Montaña es de difícil acceso y que las condiciones climáticas no permitían llegar por aire o tierra.
Denunciaron racismo del gobierno estatal, pues se quejaron de que la Montaña siempre sea atendida al último sólo porque reune a la mayor población indígena, ahí no hay turismo ni otras actividades redituables para el gobierno.
Reprocharon que el Ejército no respondiera como se pretende hacer creer a la población, pues “sólo acudían a las comunidades para tomar fotos de las desgracias, sin llevar ningún tipo de ayuda a las familias, al contrario, pedían que se les diera de comer”.
Remarcaron la falta de compromiso de los diputados locales a los que les corresponden los municipios afectados porque ninguno ha hecho presencia, “vimos a Daniel Esteban González comprando su despensa en el Súper Che, bien cambiado y en las afueras estaba un centro de acopio para damnificados  y ni se acercó”.
Agregaron que cuando se tiene voluntad se apoya porque “nosotros desde el lunes entregamos los víveres a los de la zona me’phaa desde Malinaltepec hasta donde se llegó que fue a La Antena y lugares cercanos y hasta este jueves empezaron  a salir  los del gobierno”.
Saqueos y un detenido en un bloqueo de vecinos en Llano Largo por comida
*Por más de 5 horas, unos 200 pobladores se apostaron en la carretera Cayaco-Puerto Marqués para exigir agua y despensas. Al lugar llegó el diputado local perredista Ángel Aguirre Herrera, con tres camionetas donde traía víveres, pero según los vecinos llegaron 30 personas y se llevaron los productos de dos de ellas. También los afectados interceptaron una unidad con plátanos e intentaron llevárselos, pero el chofer logró escapar
Carlos Moreno A.
Por más de cinco horas, unos 200 vecinos del poblado de Llano Largo bloquearon la carretera Cayaco-Puerto Marqués para exigir despensas y agua; ahí hubo robos a los vehículos que iban con alimentos.
También unas 30 personas llegaron al lugar y se llevaron los víveres que llevó el diputado local perredista Ángel Aguirre Herrera en dos de tres camionetas, informaron los pobladores.
El bloqueó comenzó a las 2:30 de la tarde en los dos carriles que van con dirección hacia El Cayaco, y después de tres horas se apostaron en dos ocasiones en los otros dos carriles que van hacia Puerto Marqués.
Consultado, uno de los afectados, que omitió su nombre, dijo que la principal demanda es que las autoridades les repartan despensas y agua.
Indicó que desde las 6 de la mañana los vecinos esperaron a que las autoridades les llevaran despensas pero jamás acudieron; “estamos desde las 6 de la mañana esperando una despensa, hasta la fecha las autoridades no han venido a dar la cara a la gente”.
El afectado indicó que la gente tiene hambre y sed de justicia y que por está razón decidieron “tomar la carretera”, por lo que pidieron que sea el gobierno el que reparta los víveres.
“Estamos haciendo lo que dijo el presidente Enrique Peña Nieto, esperando que den las despensas al pueblo, porque el pueblo tiene hambre y sed”, agregó.
Insistió en que los vecinos llevan tres días con promesas de despensas: “ayer nada más vino un camión lleno con cajas de comida, con cajas de despensa”, pero aseguró el afectado  que el comisario Noé Ibares Sequeira se quedó con la mitad del apoyo y la otra mitad fue repartido entre los pobladores.
“Hasta la fecha el comisario no ha repartido (las despensas), por eso queremos que el gobierno entregue una por una”, dijo.
En dos ocasiones los pobladores bloquearon los dos carriles en ambas direcciones de la carretera Cayaco-Puerto Marqués, y a los conductores que circulaban por allí les gritaban que querían agua y alimento.
Una camioneta que en la parte trasera llevaba fruta, entre ésta plátanos, fue interceptada por los colonos que comenzaron a jalar los racimos mientras que el conductor aceleró y se fue.
Para que los vehículos circularan, los conductores se subieron al camellón de la carretera y en los carriles que van hacia Puerto Marqués se convirtieron de ida y vuelta.
Los conductores desesperados les comenzaron a gritar a los pobladores que retiraran el bloqueo para que las personas pudieran llegar a sus hogares. Algunos vehículos en el intento de cruzar por el camellón se quedaban atorados y eran ayudados por los mismos pobladores a cambio de que les dieran dinero para comprar botellas de agua.
Unas dos horas después llegaron policías municipales que sólo observaron a los pobladores y después de otra hora los agentes viales que agilizaron la circulación.
En un punto del bloqueo, los efectivos municipales detuvieron a un hombre que portaba un arma de fuego.
Según versiones de los vecinos, el detenido comenzó a pelear con otro de los quejosos y le apuntó con el arma, pero después llegaron los policías y lo detuvieron, lo esposaron y se lo llevaron.
Ninguna autoridad del gobierno estatal ni municipal acudieron para ofrecer solución.
El secretario general del PRD en el estado, Evodio Velázquez Aguirre, llegó a las 6 de la tarde y trató de dialogar con los pobladores, a quienes les ofreció botellas de agua.
En un intento por quitar el bloqueo, Velázquez Aguirre llamó a las personas hacia la calle Nicolás Bravo, que lleva a Llano Largo, pero sólo se acercaron unas 40 mientras que las demás permanecieron en la carretera bloqueando.
Después de unos 40 minutos de intentar apaciguar a los inconformes que ya estaban enardecidos por la omisión del gobierno, Velázquez Aguirre repartió agua y despensas.
Los vecinos, consultados vía telefónica,  informaron que al lugar también llegó el diputado local perredista Ángel Aguirre Herrera, con tres camionetas donde traía víveres, entre ellos galletas, papel sanitario, pañales, agua, atún y sardinas.
La comitiva, de unas 10 personas, que acompañó al diputado, formó a los quejosos y les repartió los víveres de una de las tres camionetas.
Durante la repartición hubo una pelea entre dos mujeres que se quejaban de que las personas se estaban volviendo a formar, pero fueron separadas por los vecinos.
Los quejosos volvían a formase para que les repartieran por segunda vez despensas, se cruzaban la calle, las dejaban y volvían a formarse, lo que generó molestia entre los vecinos.
Según lo dicho por los pobladores, al lugar llegó un grupo de 30 personas y saquearon  las otras dos camionetas de Aguirre Herrera que llevaban víveres que repartiría a los pobladores.
Los vecinos dijeron que la comitiva que iba con el diputado perredista sólo observó cómo las personas se llevaban las bolsas completas con alimentos de las otras dos camionetas, por lo que fue repartida la comida de un solo vehículo.
Poco después de las 7 de la tarde fue retirada la protesta y los vecinos se fueron sus hogares.
El diputado Aguirre Herrera y su comitiva también se fueron después del robo.
Impiden habitantes de Salsipuedes el paso a ingenieros que revisarían la Papagayo 2
*Acuerdan los inconformes una reunión con el alcalde para ultimar detalles, pero los deja plantados. En represalia advierten que hoy bloquearán nuevamente el acceso a la planta
Karina Contreras
Habitantes de la comunidad de Salsipuedes, perteneciente a los Bienes Comunales de Cacahua-tepec, impidieron ayer el acceso a la planta de captación Papagayo 2 de la CAPAMA, a los ingenieros de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), y de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), quienes acudieron para verificar los daños ocasionados por la tormenta Manuel, que tiene sin agua a todo Acapulco.
Al bloqueo llegó el alcalde Luis Walton Aburto, quien logró que permitieran el paso a los trabajadores para que revisaran la planta de captación de agua.
Sin embargo, comisarios de las comunidades advirtieron por la noche que reiniciarán su bloqueo hoy temprano, porque el alcalde no cumplió su palabra de recibirlos por la tarde y ahora pidieron la presencia del gobernador Ángel Aguirre Rivero.
Por la mañana, los habitantes manifestaron que primero tenía que haber un acuerdo con las autoridades para ver quién repararía los daños a sus viviendas por la inundación que según ellos provocó la CFE al abrir las compuertas de la presa de La Venta.
Ante la falta de respuesta, al menos seis camionetas fueron retenidas y fue hasta poco después de la una y media de la tarde que acudió el presidente municipal, Luis Walton Aburto, quien escuchó a los comisarios de las comunidades de Tasajeras, Salsipuedes y Carrizal, hablar sobre las necesidades de la gente en esos momentos de contingencia.
Ahí, Walton Aburto entregó mil despensas para los habitantes de los poblados afectados de los Bienes Comunales de Cacahuatepec, y ofreció a los vecinos empleo temporal; es decir, que limpien sus viviendas y el gobierno va pagarles; que va hablar con la CFE para que reparen los servicios de energía.
Ante las demandas de las comunidades, Walton Aburto dijo que no podía prometer cosas que no podía cumplir y que los iba ayudar hasta donde fuera su alcance.
De esta manera Walton Aburto intentó apaciguar los ánimos de los vecinos, diciendo que la desgracia empezó el domingo que se cortaron todas las carreteras lo que ha provocado que no puedan traer agua ni comida.
El alcalde aclaró que no nada más es Acapulco en donde hay problema y eso lo tienen que comprender.
Después, Walton Aburto escuchó a los comisarios municipales sobre los problemas que tienen.
En su oportunidad, el comisario de Tasajeras, Adolfo Cruz, dijo que la prioridad es la luz y el agua, que perdieron todos sus terrenos con su cosecha, la carretera está obstruida y que necesitan despensas, porque no tienen para comer, pues sus terrenos se los llevó el río.
Por su parte, el comisario de Salsipuedes, Carlos Victoriano Loeza, manifestó que la preocupación del pueblo es que sus viviendas están destruidas y pidió la pavimentación de la carretera Ranchito-Salsipuedes y la pavimentación de sus calles.
Victoriano Loeza pidió la reconstrucción de sus viviendas porque fueron inundadas y ahora las familias están refugiadas en otras casas, “queremos que respondan las autoridades por ese daño que nos ocasionó la presa”.
Sobre este asunto, Walton Aburto subrayó que no podía decirles que la CFE les iba a quitar lo del cobro de la luz porque no iba ser así, que lo que podía hacer es pedir que les bajen y revisen los recibos.
El alcalde insistió en que la prioridad era entregar las despensas, el agua y que se comprometía a regresar, además de que por instrucciones presidenciales se les va dar empleo temporal, y subrayó que eso no era una cuestión del gobierno municipal.
“Es una instrucción del presidente de la República, de la Sedesol y del gobierno del estado. Ya se acordó que a todos los afectados se les va dar empleo temporal. No quieran pasarse de listos, va ser por familia”. Dijo que se revisará cómo se va ayudar a los que perdieron la cosecha y se comprometió a ver cómo se mejora la vialidad y va “a haber apoyo económico, para eso es el censo, para todas las personas que perdieron su refrigerador, su estufa y se va dar un apoyo importante del gobierno federal y estado, el municipio no, porque no tiene el dinero; nosotros lo estamos tramitando”.
Sobre los que perdieron su casa, el alcalde reiteró que se les va a ayudar una vez que se tenga el censo porque es instrucción del presidente Enrique Peña Nieto y “voy hacer el gestor de ustedes y en lo que el Ayuntamiento pueda ayudar, lo va a hacer”.
En ese momento, el presidente municipal agendó una reunión con los comisarios municipales para recibirlos en Palacio y “hacer los planteamientos de lo que falta por hacer para que lo presente ante el gobierno del estado y la federación”.
Entonces, el vocero del Consejo de Ejidos y Comunidades Opositores a la Presa La Parota (Cecop), Marco Antonio Suástegui, le informó a Walton que estaban en un plantón hasta que los trabajos empezaran porque tenían miedo de que terminarán los trabajos y no los ayudasen.
El alcalde aclaró que él no sabía de ningún plantón y que ya estaba el compromiso de recibirlos el martes para “darles una solución” y cuando uno de ellos le pidió que quedara plasmado en un papel, el alcalde le refutó: “Soy hombre de palabra”.
Otro vecino de Salsipuedes amagó: “No vamos a  dejar trabajar al equipo de los pozos hasta que se firme el convenio”.
Walton Aburto contestó: “No, permítame, usted va a dejar trabajar al equipo. ¿Cómo va dejar a Acapulco sin agua? ¿Usted cree que se va resolver en dos o tres días?”.
Luego encaró a los comisarios y les preguntó si no les había cumplido en todo lo que les ha prometido, a lo que respondieron que sí.
“Yo no soy un charlatán, soy un hombre serio y de palabra, me comprometo hasta donde pueda. Voy hablar con la CFE, colaboren, si yo no les doy solución, pues bloqueen y se acabó. El martes los espero allá”, indicó.
Finalmente los habitantes de las comunidades acordaron dejar pasar a los ingenieros de la Conagua y de la CFE para que empiecen a reparar los daños del sistema de captación Papagayo 2 y acordaron con el alcalde reunirse la próxima semana.
Aunque una comisión se reuniría con él por la tarde para ponerse de acuerdo sobre la maquinaria para el desazolve de sus comunidades.
Sin embargo, más tarde, en una visita a la Redacción de El Sur, los habitantes de poblados de Bienes Comunales, acompañados de Suástegui, reprocharon que Walton no los recibió como acordaron en la mañana.
El comisario de Salsipuedes, Carlos Victoriano dijo que el alcalde los convocó a una reunión ayer en la tarde en sus oficinas de la gasolinera de La Diana para hablar sobre la ayuda que les dará para el desazolve, pero los dejó plantados.
Por su parte, el comisario de Tasajeras, Adolfo Cruz, se quejó de que ninguna persona les avisó de las razones de la ausencia del alcalde, “ni siquiera se tomó la molestia de avisarnos; de por sí el traslado es díficil más en estas condiciones”.
En consecuencia, dijo Suástegui que reiniciarán hoy a las 8 de la mañana el bloqueo en el poblado; que no lo quitarán hasta que haya respuesta de los tres niveles del gobierno y que impedirán que entren los trabajadores de la CAPAMA y Conagua y que retirarán la maquinaria.
Bloquean 200 turistas la avenida Costera; ¡queremos salir de Acapulco!, demandan
*Se han quedado sin dinero para comida, para medicinas y ya no hay agua en los hoteles ni en el albergue del Centro de Convenciones, se quejan. Reprochan que ninguna autoridad les ha informado de los vuelos o la apertura de carreteras para regresarse
Karla Galarce Sosa
“¡Queremos salir! ¡Queremos salir!”, exclamaban unos 200 turistas que bloquearon un carril de la Costera ayer por la mañana. Dijeron que se han quedado sin dinero, que necesitan comprar leche, medicamentos controlados y ya no hay agua en los hoteles, en algunos condominios y en el Centro de Convenciones, que funciona como albergue.
Reprocharon que ninguna autoridad les informa sobre los vuelos o la apertura de carreteras para regresar a sus destinos.
El bloqueo de los turistas comenzó a las 9 de la mañana denunciaron que ante los reclamos a los militares por la falta de información, éstos les advirtieron que si salían a manifestarse no les permitirían entrar de nuevo al albergue.
Al lugar llegó el secretario de Fomento Turístico, Javier Aluni Montes, quien reveló que no son 40 mil sino casi 60 mil vacacionistas que quedaron varados, 20 mil de los cuales estaban hospedados en los hoteles de las zonas Náutica y Dorada, y el resto en casas de segunda residencia en la zona Diamante.
Agregó que en dos días de que se instaló el puente aéreo han sido enviados 10 mil turistas, la mayoría personas con enfermedades, ancianos y minusválidos.
Aluni Montes se comprometió a conseguir habitaciones en hoteles donde sí respeten los precios de tarifas y el ofrecimiento que hizo el gobierno estatal de cobrar la mitad de la tarifa. “Hay 18 mil, casi 20 mil huéspedes en los hoteles y 40 en segunda residencia. Muchos llegaron en auto, pero quiero que comprendan que las carreteras están quebradas”.
Al reclamo de los turistas de que en algunos hoteles no se respetan las tarifas de descuento, dijo: “primero que queremos saber qué hoteles no están cumpliendo (…) hemos sacado a más de 10 mil gentes en dos días”.
Explicó que el puente aéreo funciona con aviones del Ejército que llegan cargados con ayuda humanitaria, por lo que llevarlos a Pie de la Cuesta “sería un error porque las condiciones son inclementes, la gente que se ha arriesgado a llegar tiene problemas de insolación, todas las líneas comerciales tienen control de sus vuelos”.
Comparó la magnitud del problema con lo que ocurrió con el huracán Paulina en 1997. “El problema es que ahora estamos incomunicados y el grave problema, es de aquí a Chilpancingo”.
Indicó que el anuncio de la apertura de la Autopista del Sol es que habrá una carretera parcial, pero que las condiciones climáticas han impedido que se construya.
“Le estamos dando prioridad a la gente que está enferma. No porque vienes con siete de familias te vas a subir. Me llevo a los enfermos, no hay favoritismos, lo único que queremos es equivocarnos lo menos”, finalizó.
Durante el bloqueo los turistas se quejaron de que no hay un vocero oficial que se acerque. “En todo el albergue son puros voluntarios, no hay nadie, ningún representante del gobierno que nos dé información”.
“No nos resuelven nada, nadie nos explica qué hacer ni a dónde ir para salir de aquí. Ese puente aéreo es del Ejército y ellos nos botan de aquí, nos mandan para allá”, señalaron los inconformes ante los reporteros mientras gritaban que querían salir de Acapulco porque ya estaban desesperados.
“Estamos agotando el último recurso, estamos desesperados, mi esposa está enferma, tiene ataques de diabetes”, exclamó otro turista.
El visitante Rubén Nieves Ortega dijo que “muchos llegaron en autobús, pero es mentira lo de los vuelos, no nos hacen caso, no nos mandan a ningún lado”.
El señor Gerardo Castillo Chávez aseguró que la situación es desesperante porque ya no hay agua en el albergue. “Es cierto que no hay agua en el albergue, como dicen algunos compañeros que también salieron a manifestarse y hubo amenazas de que ya no los iban a dejar entrar en el albergue”.
Denunció que fueron los custodios del albergue quienes lanzaron una advertencia de que si se manifestaban no les permitirían entrar de nuevo.
“Somos una excursión de 35 personas, yo tengo niños con deshidratación, bebés de unos 3 años, un sobrino que necesita medicamentos controlados, no puede estar sin ellos, son medicinas para controlar su epilepsia y ya se lo terminó, puede convulsionó”, se quejó.
Exclamó: “no sé cómo vamos a hacer porque las constancias que nos están dando sólo tienen el logotipo del gobierno estatal pero no llevan ningún sello ni nada. No sé si nos lo vayan a hacer válido”.
En la protesta hubo turistas que estaban hospedados en diferentes hoteles, refugiados en albergues y dueños de condominios en la zona dorada.
Quienes estaban hospedados en los hoteles de la zona Tradicional comentaron que ante la falta de agua comenzaron a utilizar la de la alberca para el uso de los sanitarios y para bañarse.
Los que viven en condominios exigieron información para salir de Acapulco, y los que están en el albergue del CIA se quejaron por la falta de atención y el hacinamiento de donde están.
El bloqueo concluyó después de que Aluni Montes dialogó con ellos cerca de las 11 del día.
Desaparece en esa zona helicóptero de la Federal
La Policía Federal buscaba anoche uno de sus helicópteros Black Hawk con el que perdió contacto en la sierra de Guerrero, cuando realizaba labores de rescate.
Fuentes de la corporación confirmaron que uno de sus cinco helicópteros de ese modelo, asignados a atender la contingencia por la tormenta Manuel en la comunidad de La Pintada, en la sierra de Atoyac, desapareció desde las 11:30 horas del jueves.
Las coordenadas donde le perdieron el contacto, dijeron, corresponden al municipio de Coyuca de Benítez.
Una fuente oficial dijo confiar en encontrar sanos y salvos a los tripulantes, sin precisar si también iban a bordo personas rescatadas.
Diversas dependencias se sumaron a la búsqueda del helicóptero, pero el mal tiempo ha impedido que las labores se agilicen. (Agencia Reforma / Ciudad de México).

No hay comentarios.:

Publicar un comentario